El sismo de 8.4 grados de esta noche no impidió que el cantante culminara la primera de tres presentaciones que ofrecerá en el Auditorio Nacional.

En los últimos minutos de su show, el público empezó a desalojar, debido al sismo, sin que el cantante interrumpiera su interpretación, pues aparentemente no entendía lo que pasaba. Así, Alejandro Fernández logró deleitar a sus fans en el Auditorio Nacional por poco más de dos horas y media. Primero vestido de traje, sonriente y mandando ocasionalmente besos, el intérprete rápidamente se ganó los aplausos y el cariño del público que abarrotó el inmueble.

El cantante hizo repaso por su carrera con temas como Cóncavo y Convexo, No lo Beses y Estuve a Punto, canciones con las que inició la velada.

Parte del show fue dedicada a Juan Gabriel, de quien dijo era uno de los más grandes que México ha tenido.

Parte del público ya había empezado a evacuar el recinto, cuando personal del Auditorio Nacional dio indicaciones de salir a la brevedad; algunos espectadores no entendían bien qué sucedía.