La cantante estadounidense testificó este jueves en su juicio contra David Mueller, DJ y locutor al que acusa de haberla tocado por debajo de la falda durante una sesión de fotos previa a un concierto en Denver en 2013.

Swift, de 27 años y Mueller de 55, testificaron durante la tercera jornada del juicio que les enfrenta y que empezó este martes en la capital de Colorado bajo gran expectación mediática.

“Fue un manoseo definitivamente, un manoseo muy largo. Fue intencionado, noté que me tocaba por debajo de la falda”, dijo Swift durante su declaración, que duró cerca de una hora. la cantante definió esa agresión como “horrible y chocante”, y dijo que nunca antes le había pasado.

Cuestionada su versión por el abogado de Mueller, Gabriel McFarland, Swift respondió repetidas veces que su cliente la había agredido.

“No voy a permitir que tu cliente me haga sentir como si fuera culpa mía porque no lo es”, dijo Swift cuando se trató el tema del despido de Mueller, que reclama a Swift tres millones de dólares por daños y perjuicios. La cantante pide una compensación simbólica de un dólar a su agresor, dado que quiere que el juicio sirva “de ejemplo a otras mujeres que pueden resistirse a vivir públicamente actos igual de humillantes e indignantes”.