Escuchar un buen disco es un placer, escuchar a nuestro artista favorito en vivo es grandioso y el momento se vuelve mayor si el evento viene con sorpresas. Así sucedió esta semana con U2 y su gira The Joshua Tree, cuando la cantante Patti Smith subió al escenario para interpretar junto con la banda la emocional canción “Mothers of the Disappeared” provocando una ovación enorme que llevó el momento a un nivel de emotividad supremo.

 

 

A principios del mes Noel Gallagher también hizo una aparición especial para cantar junto con Bono “Don’t Look Back In Anger”  de Oasis en honor a las víctimas de los atentados en Manchester.

Las presentaciones sorpresa no sólo se dieron en grandes estadios, también en eventos pequeños, como el caso de la Gala que organizó Leonardo Di Caprio para su fundación, se había anunciado a Lenny Kravitz como el acto principal, pero los asistentes se llevaron una gran sorpresa cuando la Reina del Pop, Madonna subió al escenario para interpretar una serie de hits, 4 Minutes, Ray of Light, Open Your Heart y La Isla Bonita acompañada del modelo español Jon Kortajarena en una fusión de baile y música que llenó de comentarios las redes.

Así es como los artistas son capaces de sorprender al mundo con momentos que generalmente vienen acompañados de mucha emotividad, que convierte una interpretación en un momento que se queda guardado en la historia de la música mundial.