Ariana Grande logró reunir a los más grandes artistas del momento para cantar al amor en un concierto que convocó a más de 50 mil personas en la Ciudad de Manchester. Justin Bieber, Coldplay, Katy Perry, Miley Cyrus, Take That y Robbie Williams fueron parte de una noche inolvidable en la que los mensajes fueron muy claros: “El amor debe estar por encima de todo”.

Miles de jóvenes acompañados de sus padres fueron testigos de una noche inolvidable que no sólo era dedicada a Manchester, sino a todos los jóvenes del mundo que hoy sufren a consecuencia de las guerras y la destrucción que día a día deja a millones de personas sin hogar y con un futuro incierto.

 

 

Justin Bieber fue quien tuvo la nota más alta de la noche al dar un discurso en medio de lágrimas, convocando a todos los asistentes para unirse en una sola voz en nombre de los que murieron en la explosión, inmediatamente en medio de la ovación interpretó dos canciones acústicas, “Cold Water” y “Love Yourself”. Su mensaje final fue: “Vencer al mal con el bien”.

 

 

Después de varios rumores, Oasis se quedó sin reunión tras la ausencia de Noel Gallager, quien a la mera hora no apareció en el escenario, perpetuando el enojo de los hermanos Gallager que por lo pronto seguirán separados.

Ariana Grande cantó sus éxitos y compartió el escenario con todos sus invitados, terminando una noche que marcará la historia de la música este año, demostrando que el Pop no sólo es para divertirse sino para unir.