Alejandro González Iñárritu presentó en Cannes una experiencia de 6 minutos que te lleva a través del desierto de Estados Unidos en una persecución para poder entrar a Estados Unidos como inmigrante.

En imágenes en tercera dimensión y efectos especiales, es posible vivir la cacería humana que miles de personas viven día a día al tratar de cruzar la frontera del norte. Con traje especial, sin zapatos ni calcetines, así es como empieza el recorrido.

Carne y Arena es una propuesta novedosa que aparece justo en un año crucial en temas de inmigración, no sólo en México, sino en todo el mundo.

Iñárritu se pone a la vanguardia en Cannes y seguramente éste será el camino que lo lleve a nuevos horizontes del cine y muchos premios futuros.