FELIZ DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD A MI AMANTE : LA RADIO

Por Diana González [email protected]_nalgonzalez

 

Yo comencé a amar la radio gracias a mis papás. Mi mamá hizo que me enamorara  de las historias de “Kalimán y Solin”, y las intrigas de “El Ojo de Vidrio”. Mi papá por su parte escuchaba los episodios de “La Tremenda Corte”. Estas narraciones me transportaban a lugares misteriosos y yo le ponía rostro a tantos personajes. Eso me inspiró a realizar mis propias historias, así con grabadora en mano y “cassette” me dedique gran parte de la infancia a grabar mis propias radionovelas. Jamás imaginé que terminaría trabajando un día en la radio, parecía tan mágico. Ya en la primaria durante las tardes lluviosas nuestro juego favorito era escuchar “Stereo 97.7” ahí pasaban tres canciones seguidas y hasta el final presentaban el bloque. La competencia consistía en ir adivinando título y autor de cada canción, así podíamos pasar horas. Y si, también fui  de esas  que grababan su música  favorita directamente de la radio y rezaban para que el locutor no hablara durante la canción y no se arruinara el “mixtape”.

Cómo olvidar las idas a la escuela escuchando los noticiarios, sobre todo el favorito de mi papá con Pedro Ferriz de Con.

En casa de mis padres y la mía la radio es,  fue y será un integrante más de la familia.

Nunca pensé trabajar en la radio, mi primera incursión amateur fue en la sala de computadoras del ITESM CQ. Tenía un programa que se llamaba: “La Hora del Potrillo” y solo ponía música de Alejandro Fernández (Si, estaba obsesionada con él, me declaro culpable) hasta hacia mis dinámicas y regalaba cosas (Quien diría un día que esa sería mi profesión). Cuando elegí estudiar comunicación lo hice porque me pareció que los comunicólogos tenían una vida muy divertida; y no me equivoque. Después de estudiar dos años Economía decidí que LCC era mi destino.

Mi profesor de radio de la Universidad me dijo : “Tu deberías dedicarte a la locución tienes una gran voz”. Me puse roja y me reí (jamás lo imaginé).

Mi llegada a la radio profesional fue meramente el azar. Yo hacía mis prácticas profesionales para el Comité Municipal de un partido político. En ese tiempo una de mis mejores amigas me invito a grabar unas cápsulas para un programa de radio, le ayude, les gustó mi voz, me ofrecieron un “Morning Show”. Y así llegué… para quedarme.

Cuando te enfrentas por primera vez a un micrófono y ves el letrero de : “AL AIRE” tienes dos opciones; paralizarte o florecer. Yo me paralicé. Me sentí abrumada por la resonancia que tendrían mis palabras y la responsabilidad de pensar muy bien lo que iba a decir. Me costo mucho tiempo (años) sentirme cómoda al aire, aceptarme a mi misma, ser coherente, honesta y auténtica.

Tuve el placer de vivir todavía varios años de la época dorada de la radio, cuando no había redes sociales y para ganar un premio tenías que mandar un FAX (jajaja si es verdad). En esa época recibíamos regalos todos los días; peluches, libros, postres, flores, frutas, cartas, fotos y hasta mascotas. El amor que profesaban los radioescuchas era absoluto. Pasabas en cabina horas respondiendo al teléfono  y escuchando las historias de aquellos que permitían la entrada de  tu voz en sus oídos.

En mi época había que preparar cabina diario, practicar la pronunciación en inglés, leer un libro por mes, estar enterado de toda las actualidades; antes de una entrevista estudiar y prepararla. Tomar cursos de dicción, vocalización y respiración. Asistir con regularidad al foniatra. Así como aprender a desarrollar las ideas de una manera clara y concisa.

Teníamos la obligación de obtener una licencia de locutor y para esto pasar un examen de cultura general. Todo esto  ya no existe.

El pasado lunes 8 de febrero El Diario Oficial de la Federación publicó :

“El Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Reglamento Interior de la Secretaría de Educación Pública (SEP)…

…En dicho decreto, dice, se deroga la atribución de la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE) para: “Expedir licencias de locutores, cronistas y comentaristas de la radio y televisión”. Es por esto que la DGTVE a partir de esa fecha dejará de emitir las mencionadas licencias.

Fuente: http://www.almomento.mx/se-elimina-el-certificado-de-locucion-en-mexico/

Es decir; ya no se necesita licencia para estar al aire y ser conductor o locutor (Que Diosito y el Papa Francisco nos agarren confesados… carita de espanto, changuito, changuito, carita con lágrima).

Me deprime, me asusta pero entiendo las razones. Hoy en día cualquier persona y cuando digo cualquier persona, lo digo en serio; puede trabajar en los medios.

Con el llamado: Periodismo ciudadano y los medios digitales, se ha permitido que todo mundo ejerza su derecho a la libertad de expresión. Y en la mayoría de los casos sin preparación alguna. No me malentiendan, pero sigo creyendo en la idea romántica de que somos líderes de opinión y de que debemos estar lo mejor preparados posible. Allá afuera alguien, algún radioescucha está poniendo atención y cree lo que estamos diciendo. No podemos ser payasos embelesados por una fama efímera y terminal. Desgraciadamente muchos de mis colegas han perdido el sentido natural de ser un comunicador de la radio. Y con el simple hecho de tener likes y followers se consideran a si mismos “Dioses de la comunicación”. Que equivocados están.

Soy una romántica, yo y mi “Lover” la radio.

La única solución a una realidad consumada, es que seamos audiencias exigentes y criticas y que no permitamos que cualquier “vedette” nos cuente “cuentos chinos” (así decía mi abuelo Jerónimo Q.E.P.D.). Tenemos la obligación de ser un público exigente que pida contenidos de calidad. Y comunicadores de primera línea. Necesitamos levantar la voz, estar informados.

Por eso amor mío : Querida radio, éste 13 de febrero “Día Mundial de La Radio” quiero renovar mis votos contigo. En éstas bodas de cristal, después de 15 años de matrimonio,  prometo amarte y respetarte hasta que la muerte nos separe.

Para ser parte del Día Mundial de la radio

http://www.diamundialradio.org

Kalimán

https://www.youtube.com/watch?v=JZBLgQ7bPMU

El Ojo de Vidrio

https://www.youtube.com/watch?v=6n8vKXdSGfk

La Tremenda Corte

https://www.youtube.com/watch?v=wzYf7FII_bY