12631370_10156504238775788_3301490605121845582_n

LA MEJOR FIESTA CON MAJOR LAZER

Por: Olivia Lara

Después de horas de estrés y tensión por el tráfico, accidentes y tramos en reparación, pude llegar al Pepsi Center, un auditorio mediano pero con gran energía, compré una bebida refrescante y corrí hasta la zona VIP.

A tan sólo unos metros del escenario y con mi estatura de metro y medio estuve más que pendiente del show.

Para calentar motores comenzaron las mezclas de DJ’s invitados; a las nueve de la noche ya estaba en el escenario Omar Chapa, mejor conocido como Noizekid, talento latino desde Nuevo Laredo a quien no conocía pero el chico de gorra blanca a mi lado era un gran fan y en cada cambio de beat gritaba manifestando su gusto por la mezcla de distintos ritmos. Noizekid es conocido por su estilo basado en géneros Jungle Terror, Dutch House y Moombahton.

20160129_233624

Chavos y no tan chavos continuamos bailando cuando tomó la tornamesa el productor musical y remixer, Toy Hernández alias Toy Selectah, quien fuera tecladista y scratcher de Control Machete, ha  trabajado con una larga lista de artistas y bandas como:

Calle 13, MIA, Manu Chao, Diplo, Kinky, Plastilina Mosh, Café Tacvba, Gustavo Cerati, Celso Piña, Ely Guerra, Juanes, Julieta Venegas, Alejandro Sanz, Molotov, Eminem, Jumbo y muchos otros.

Saltando a ritmos rurales de Colombia y México con cumbias, reggae y otros estilos le dio paso al esperado show de Major Lazer, uno de los tríos más aclamados en el último año.

20160129_234203

La banda de electro house, reggae y dancehall conformada por Diplo, Jillionaire y Walshy Fire reventaron el Pepsi Center, un completo sold out.

A las 23:30 horas las luces del escenario se tornaron azules, los sintetizadores se encendieron y el trío salió al ritmo de “Come On To Me”, con la cual Diplo nos pedía manos arriba e invitaba a disfrutar “Peace is the Mission”, su último material discográfico.

A partir de ahí no hubo un momento en que los asistentes dejaramos de bailar y brincar (en especial yo, tenía que hacerlo para alcanzar a ver). La apertura fue de los mejores momentos, en donde Diplo se metió dentro de una burbuja y se arrojó al público surfeando entre las manos de todos.

20160129_234252

Tres bailarinas de tremendo cuerpo se lucieron con coreografías de hip hop, contemporáneo y jazz, cada dos o tres canciones hacían cambio de vestuarios desde bodys y bikinis con brillos, hasta outfits militares. Ellas con los integrantes estuvieron amenizando todo el concierto, un show completo lleno de juego de luces, pantallas con proyecciones psicodélicas, geométricas y robóticas.

Major Lazer se encargó de incentivar al público al lanzar silbatos, globos, calcomanías, toallas y hasta dólares. Hubo un momento memorable en donde ordenaron al público quitarse la camisa y  lanzarla, así que algunos tenían una mayor ventilación.

Durante la primer hora tocaron temas como “Lose Yourself”, “Powerful”, “Light it up” y hasta una mezcla de Where are ü now de Justin Beiber y Diplo.

Mezcla de países

A media noche se escuchó el intro de Leon On, todos nos volvimos locos y en las pantallas se vieron imágenes de Bellas Artes, el Ángel de la Independencia, la Basílica de Guadalupe. Para cerrar con broche de oro Jillionare y Walshy Fire portaron orgullosos la camiseta de la Selección Mexicana quienes comenzaron a ondear la bandera tricolor.

20160130_004654

Al final un grupo de fans sostenían carteles con letras que formaban “Mexico City” y los integrantes se tomaron la típica selfie con las miles de personas atrás.

A la una de la madrugada, con un cambio de luces y de manera inesperada dieron cierre al concierto dejándonos de fondo la canción de “Entrega de amor” de los Ángeles Azules.

Hasta ese momento me di cuenta de lo pegajoso del piso por la cerveza derramada, mis oídos me reclamaron tanto estruendo y mis piernas respondían la mitad de las órdenes que les daba mi cerebro, allí confirmé que fue una de las mejores fiestas musicales que he disfrutado.

Más de siete mil almas en el Pepsi Center junto con la mía vibramos con la música  y disfrutamos  de uno de los mejores conciertos de música electrónica en la ciudad,  la fiesta de Major Lazer.

Salí caminando con lo que quedaba de mis piernas, y al final, me comí los tacos más caros que recuerde… pero tan buen ambiente mereció buena cena.