HIJOS DEL TELEPROMTER

Por Diana González @dia_nalgonzalez

Comienzo recordando el twit de la periodista Denise Dresser posteo a través de su cuenta @DeniseDresserG del  28 de enero del 2016 que dice lo siguiente :  ¿Qué es peor? ¿El comentario desinformado de @AndreaLegarreta sobre el peso/dólar o el hecho de que fue pagado? 

 Surgió de nueva cuenta una polémica más, con respecto a los comunicadores que transmitimos información y opiniones a través de los medios tradicionales de comunicación. No es la primera vez, y seguramente no será la última ni la más grave “metida de pata”, de alguno que da su cara, voz o pluma, para compartir ideas propias o de terceros.

El resbalón de Andrea Legarreta en el programa de “HOY” durante una mención – pagada por no sabemos bien quien – en televisión abierta. Donde  se confunde, trastabilla y comparte información errónea con respecto a la caída del peso frente al dólar. Es evidente que la conductora esta leyendo y parafraseando, pero lo más angustiante es que no entiende una sola palabra de lo que esta diciendo.

Después de la lluvia de comentarios en su contra, la conductora @AndreaLegarreta tuitea lo siguiente :

 tuit

Coloquialmente, cuando utilizamos “A ver” para iniciar un respuesta. Tiene que ver con una exasperación o enojo. Es evidente que esta molesta por tanto insulto. Y nunca falta el “hater” que aprovecha estas situaciones, para ser agresivo por el mero placer de serlo.

 Efectivamente esta prescrito en la naturaleza humana que todos nos podemos equivocar. Confundir un nombre por otro, olvidar alguna fecha o inclusive no saberlo todo y hasta ser ignorantes en ciertos temas. Andrea, ese no es el problema.

Lo peligroso reside en el acto evidente de querer engañar, de mentir. De no poder tener un pensamiento crítico como comunicador y aceptar: “No entiendo la mención, no comulgo con lo que dice, no la puedo hacer.”

Entendemos que las empresas de comunicación son un negocio. Eso esta claro. Pero la respuesta de Andrea ante tanto ataque, solo destapo una cloaca más en el sistema corrupto de nuestro país. ¿Quién pago para que una de las conductoras más “populacheras” (perdón, populares) de la sociedad mexicana, tratara de engañar a los mexicanos?

En la Ley Federal de Telecomunicaciones, Capítulo II, sección II artículo 238 se establece lo siguiente :

“ Con la finalidad de evitar la transmisión de publicidad engañosa, sin afectar la libertad de expresión y de difusión, se prohíbe la transmisión de publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa. ”  

En una última observación. Chequen como todos atacaron a Andrea, pero nadie a Raúl Araiza quien estaba metido hasta el copete leyendo la misma mención que ella. Es decir, si Andrea no se hubiera equivocado al leer. Nadie se hubiera dado cuenta de tan flagrante mentira. Eso me suena hasta medio machista, en fin. Nunca van a faltar los :” Juay de Rito, Los Hoy, Los EPN”, “Los Fox”, “Los Ninels”… Es más, hasta en el libro recién publicado del expresidente francés Nicolas Sarkozy titulado: “Francia de por vida” confundió candidatos, periodos y hasta mezclo contiendas del sistema electoral de Estados Unidos. Y él, Sarkozy, fue presidente de La Republique Francaise. 

Todos podemos estar sujetos a errores. En programas en vivo la presión es mucha y se cometen equivocaciones. Pero, no dejemos de lado el criterio, la credibilidad y la responsabilidad social como valores primordiales de los comunicadores, sin importar temática o medio. Au revoir…